¿Por qué su calentador huele a quemado?

3.3/5 - (3 votos)

Cuando los calentadores se aceleran para la temporada de frío, pueden liberar algunos olores inusuales. Si su calentador huele a quemado, probablemente no sea razón para entrar en pánico. Sin embargo, algunas señales de alerta pueden señalar un problema mayor con su sistema de calefacción. Este artículo lo guiará a través de los factores que influyen en este olor a quemado y cuándo llamar a un profesional.

calentador huele a quemado

¿Qué está causando el olor a quemado del calentador?

Puede haber varios culpables detrás de un olor a quemado. Muchos de estos factores, como la acumulación de polvo, tienen un remedio sencillo. Por otro lado, ciertos olores pueden indicar un problema mayor con su sistema.

polvo en el horno

La quema de polvo es la razón más probable por la que su horno huele a quemado. Afortunadamente, es perfectamente normal.

Cuando su calentador no se usa, acumula polvo. La mayoría de los estadounidenses refrescan sus hogares en los meses más cálidos, lo que hace que la primavera y el verano sean el mejor momento para que el polvo se asiente en los calentadores.

A medida que el calentador comienza a calentarse, también lo hace el polvo dentro y alrededor del sistema. El polvo quemado emite el olor a humo que puede notar cuando enciende el calentador por primera vez este invierno.

Debes notar que el olor a quemado comienza a desaparecer en unas pocas horas. Si el mal olor persiste, revise los filtros de aire y el área alrededor del calentador en busca de objetos extraños.

Si bien el olor a polvo quemado es normal, no es exactamente agradable. Las herramientas de comodidad en el hogar, como los ambientadores, pueden ayudar a eliminar el olor a humo.

Escombros atrapados en el sistema de calefacción

Los artículos del hogar pueden caer fácilmente a través de las aberturas. Cuando los objetos extraños se atascan en los conductos, pueden desprender un olor a plástico o goma quemado.

Los desechos también pueden ingresar al horno mismo. Los objetos extraños pueden ensuciar los componentes internos, lo que hace que su calentador se queme más rápido.

Si su calentador huele a plástico quemado, apáguelo inmediatamente. Luego intente ver si el olor proviene de una abertura específica.

Si el olor se concentra en un tomacorriente, es probable que tenga un objeto extraño en su sistema de calefacción. Si el olor proviene del propio horno, es posible que tenga un motor sobrecalentado o un cableado defectuoso. Sugerimos llamar a un técnico de HVAC para averiguar el problema específico.

Filtros de horno o rejillas de ventilación sucios

Un filtro obstruido puede causar un efecto dominó de problemas para su calentador. El motor del ventilador, el componente que envía aire caliente a través de las rejillas de ventilación, depende de un filtro limpio para funcionar correctamente.

El motor del ventilador trabaja más para empujar más aire a través del sistema cuando el filtro de aire está sucio. Este exceso de trabajo puede provocar un sobrecalentamiento, lo que provoca un olor a quemado.

Además, los filtros sucios pueden acumular moho. Si su casa huele a humedad o moho cuando comienza el calor, un filtro obstruido podría ser el culpable.

¿La solución? Asegúrese de reemplazar sus filtros con la frecuencia que sugiere el fabricante.

También es mejor desempolvar regularmente las rejillas de ventilación durante la estación fría y hacer que un profesional limpie los conductos cada tres a cinco años. Si reemplaza los filtros y el olor a humo o moho persiste, llame a su técnico local de HVAC.

cableado eléctrico dañado

Un cableado defectuoso puede crear algunos olores acre, como pólvora, caucho y plástico. Si huele alguno de estos aromas, apague el calentador inmediatamente.

La mayoría de los hornos tienen medidas de seguridad incorporadas que evitan que la máquina se sobrecaliente. Aún así, estas características a veces pueden funcionar mal.

Un olor a quemado indica que un componente de su calentador no está funcionando correctamente. El manejo de cableado eléctrico defectuoso es peligroso, así que deje ese trabajo a los profesionales.

Cuándo podría necesitar una reparación del horno

Cuando su calentador vuelve a encenderse en el invierno, es normal un leve olor a quemado. Aún así, los olores acre o persistentes indican un problema más serio con su horno.

Si experimenta alguno de los olores que se describen a continuación, apague inmediatamente el calentador y llame a un profesional de HVAC.

olores sospechosos

  • Pólvora: esto podría indicar un cableado eléctrico defectuoso o un motor sobrecalentado.
  • Huevos podridos o azufre: si su casa comienza a oler a alguno de estos, salga rápidamente y llame a su compañía de gas. Estos aromas a menudo están relacionados con fugas de gas natural.
  • Aceite: Si tienes un horno de aceite, podría estar goteando.
  • Plástico: Es posible que haya una pieza de equipo en llamas, escombros o un objeto extraño en su conducto.
  • Polvo quemado o humo: este olor no debe persistir por más de unas pocas horas después de encender el calentador por primera vez. Si esto sucede, llame a un profesional para descartar cualquier problema mayor.
  • Moho u hongos: si reemplazó los filtros y el olor no desaparece después de algunas horas, llame a un profesional. La inhalación de moho es un problema de salud importante.
  • Cableado eléctrico o metálico: es probable que el equipo sobrecalentado esté causando un olor metálico o eléctrico.
  • Olores químicos: su intercambiador de calor, el componente que calienta el aire en un horno, puede estar roto.

¿Se puede evitar el olor a quemado del horno?

Si bien no siempre puede evitar el olor a humo del polvo quemado, nuestros consejos a continuación le ayudarán a disminuir la posibilidad de que su calentador emita un olor a quemado.

Prueba un purificador de aire

Los purificadores de aire son dispositivos que eliminan los gérmenes que se encuentran en el aire, como bacterias, virus y moho. Si su calentador huele a quemado, un ambientador también puede matar las bacterias que causan el mal olor.

Asegúrese de buscar un purificador de aire con verdaderos filtros HEPA. Estos filtros especiales pueden matar los gérmenes más pequeños e irritantes, como los olores a humo.

Con un ambientador, puedes eliminar ese olor a polvo en unas pocas horas. Aún así, un purificador de aire no sustituye a llamar a un técnico de HVAC si siente algo sospechoso.

hacer una inspección

Unas semanas antes de que planee encender su horno, llame a un técnico de HVAC. Inspeccionarán su calentador y podrán eliminar cualquier suciedad o escombros atascados en el sistema.

Pídale a su técnico de HVAC que dimensione su sistema para el filtro adecuado. Esto es especialmente importante si planea usar una calificación MERV más alta. Cuanto mayor sea la calidad del filtro, menos aire permitirá que se mueva. Su técnico puede hacer ajustes al sistema HVAC para permitir que el aire se mueva de manera efectiva a través del filtro.

Mantén tus filtros actualizados

En general, debe cambiar los filtros que tienen una o dos pulgadas de espesor cada uno o tres meses. Los filtros de tres o cuatro pulgadas de espesor deben cambiarse cada seis meses.

Además, reemplazar o limpiar sus filtros con regularidad mantendrá su horno funcionando sin problemas. La mayoría son desechables y deben cambiarse cada 60 días. Algunos se pueden lavar a mano o a máquina, por lo que puede arreglarlos entre reemplazos de filtros.

La acumulación de polvo y escombros son fuentes comunes del olor a quemado de su calentador. Mantenga sus filtros limpios para respaldar el rendimiento óptimo de su horno.

Puedes leer más artículos a continuación:

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar