¿Son las luces nocturnas un peligro de incendio?

5/5 - (1 voto)

Las luces nocturnas son aparatos reconfortantes para niños pequeños o adultos a los que no les gusta especialmente la oscuridad. Las luces nocturnas iluminan suavemente las habitaciones, creando una sensación de seguridad necesaria para que los niños y algunos adultos duerman. Sin embargo, a pesar de su simple tarea de iluminar un lugar por la noche, una luz nocturna sigue siendo un dispositivo eléctrico y presenta un cierto grado de peligrosidad.

Las luces nocturnas son riesgos potenciales de incendio, ya que el calor que emiten las lámparas puede encender ropa de cama, cortinas, cortinas y otros materiales inflamables cercanos. Además, las unidades defectuosas y el sobrecalentamiento pueden hacer que la luz nocturna y el enchufe se derritan, lo que puede provocar incendios eléctricos.

Este artículo explica en detalle cómo la luz nocturna puede provocar incendios. También analiza otros riesgos de seguridad asociados con las luces nocturnas, la prevención de incendios y la seguridad y el funcionamiento seguro de las luces nocturnas.

Cómo las luces nocturnas provocan incendios

Las luces nocturnas provocan incendios cuando las lámparas calientes encienden materiales inflamables cercanos, como papel higiénico, sábanas y mantas. La Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor de EE. UU. (CPSC, por sus siglas en inglés) informa un promedio anual de alrededor de diez accidentes de incendio causados ​​por luces nocturnas que se encienden en la ropa de cama. Estos incidentes fueron el resultado de la colocación de materiales inflamables cerca de las luces nocturnas.

Como funcionan toda la noche, las luces, particularmente aquellas con bombillas incandescentes, pueden sobrecalentarse, lo que hace que la carcasa de plástico y posiblemente la salida se derritan, lo que puede provocar incendios.

Además, las unidades defectuosas, incluso aquellas con bombillas LED más frías, pueden provocar incendios eléctricos cuando los componentes del dispositivo no funcionan bien, como sucedió en 2012 cuando se apagaron alrededor de 227 000 luces LED nocturnas después de varios incidentes reportados de unidades de humo, quema, fusión y carbonización.

Otros peligros con luces nocturnas

Un posible brote de incendio sigue siendo el riesgo de seguridad más destacado con las luces nocturnas. Sin embargo, los incendios no son lo único que debería preocuparle acerca de las luces nocturnas. Estos incluyen descargas eléctricas, lesiones infantiles, enfermedades y envenenamiento.

lesiones infantiles

Las luces nocturnas son características comunes de la mayoría de las habitaciones de los niños. Sin embargo, esto representa un peligro único, ya que los niños pueden quemarse cuando intentan tocar las bombillas de luz de colores brillantes.

Además, los bebés atraídos por las luces de colores pueden intentar jugar con las bombillas, romperlas en el proceso, liberar sustancias químicas tóxicas como el cloruro de metileno o incluso ingerir fragmentos rotos.

Choque eléctrico

Como cualquier otro aparato eléctrico, existe un riesgo siempre presente de descarga eléctrica. Este riesgo aumenta con unidades defectuosas o de calidad inferior que se sobrecalientan o se derriten. También pueden ocurrir descargas eléctricas cuando usa la luz en lugares húmedos o mojados, como baños, fregaderos de cocina y garajes.

poción

Las luces nocturnas decorativas especiales, conocidas como luces de burbujas, a menudo contienen cloruro de metileno, un líquido incoloro pero volátil que burbujea en la bombilla cuando se calienta.

Si el líquido se escapa de la botella por cualquier motivo, puede ser tóxico si se inhala o entra en contacto con la piel. El cloruro de metileno se convierte en monóxido de carbono en el cuerpo con todos los efectos adversos asociados con el envenenamiento por carbono, como dolores de cabeza, vómitos y posible muerte.

Problemas de salud

Dejar las luces encendidas por la noche o incluso las luces tenues puede afectar el ritmo circadiano, que es el reloj biológico del cuerpo, lo que resulta en niveles reducidos de melatonina. La reducción de melatonina en el cuerpo puede provocar insomnio, depresión y migrañas.

Además, se ha demostrado que la melatonina, una hormona producida por la glándula pineal para regular el sueño, inhibe el crecimiento tumoral. En consecuencia, la exposición a la luz por la noche, incluso con luces tenues, reduce la eficacia de la hormona, ya que el cerebro aún puede captar la luz incluso con los ojos cerrados.

Las luces nocturnas interrumpen el ritmo circadiano, confundiendo al cerebro en cuanto a la hora del día e interrumpiendo la producción natural de melatonina. Por lo tanto, las mujeres que trabajan de noche corren un mayor riesgo de contraer cáncer de mama debido a la exposición prolongada a las luces nocturnas.

Los niños corren un riesgo aún mayor. Un estudio mostró que el efecto de la luz nocturna sobre la melatonina es dos veces más fuerte en niños que en adultos. En consecuencia, los niños expuestos a las luces nocturnas tienen una mayor probabilidad de desarrollar cáncer en el futuro.

seguridad de luz nocturna

A pesar de los peligros, las luces nocturnas generalmente son seguras de usar siempre que no sean deficientes y las use de acuerdo con las instrucciones del fabricante.

La seguridad de las luces nocturnas implica prevenir incendios, comprar de marcas reconocidas y usarlas de manera segura.

Prevención de incendios con luz nocturna

“Más vale prevenir que curar”, esta cita es aún más válida considerando la capacidad destructiva del fuego. Por lo tanto, debe tomar acciones preventivas contra incendios. Los siguientes son algunos pasos que puede tomar para prevenir incendios que pueden ser causados ​​por luces nocturnas.

  • Coloque las luces nocturnas lejos de la cama, cortinas, cortinas y otros materiales inflamables.
  • Utilice unidades producidas por fabricantes reconocidos y creíbles que lleven marcas de calidad. Es menos probable que estén defectuosos o causen incendios eléctricos.
  • Compre luces nocturnas que usen bombillas LED o de neón más frías en lugar de bombillas incandescentes de siete vatios. Las bombillas LED no emiten suficiente calor para provocar incendios.

Compra de marcas reconocidas

El patrocinio de marcas reconocidas es quizás el aspecto más crucial de la seguridad de las luces nocturnas. A diferencia de la prevención de incendios y el uso seguro, no tiene control directo sobre el proceso de fabricación y la calidad de los materiales utilizados. Por lo tanto, para evitar posibles accidentes por unidades defectuosas, es mejor comprar luces nocturnas de marcas confiables y reconocidas por su calidad.

Además, asegúrese de registrar las luces nuevas con el fabricante para recibir notificaciones de posibles retiros del mercado.

uso seguro

El uso inseguro e inadecuado puede hacer que las unidades no funcionen correctamente, lo que podría provocar un incendio, una descarga eléctrica o ambos. El uso seguro incluye lo siguiente:

  • Siga estrictamente las instrucciones del fabricante.
  • Siempre opere la luz nocturna con las manos secas.
  • Nunca intente modificar o alterar el dispositivo.
  • No use una luz nocturna que parezca haber sido modificada.
  • Solo use luces nocturnas en áreas secas y bien ventiladas, ya que la humedad puede causar una descarga eléctrica.
  • Enchufe las luces nocturnas en tomacorrientes estándar y nunca cables de extensión o dispositivos similares.
  • Revise regularmente el enchufe y el tomacorriente para ver si hay quemaduras y marcas de quemaduras.
  • Deseche las luces de noche rotas para evitar posibles riesgos de envenenamiento por cloruro de metileno y asfixia.
  • En la medida de lo posible, use luz roja o verde tenue en lugar de azul, ya que la luz azul afecta más severamente las secreciones de melatonina.
  • Suspenda el uso de unidades que produzcan un zumbido o crujido o que estén demasiado calientes al tacto.
  • Instale luces nocturnas fuera del alcance de los niños.

Deshazte de las luces nocturnas

Es posible que desee eliminar las luces nocturnas por completo, después de haber sido informado de los diferentes peligros que plantean las luces nocturnas. Sin embargo, esto puede ser un poco complicado, especialmente con niños pequeños que se han acostumbrado a dormir con luces nocturnas. En tales casos, puede usar un enfoque gradual para deshacerse de la luz, reduciendo el brillo cada dos noches, hasta el punto en que el niño ya no la necesite.

Alternativamente, puede mover la luz fuera de la habitación y colocarla en el pasillo, dejando la puerta abierta. Después de los primeros dos días, comienza a cerrar la puerta poco a poco, cada dos días, hasta que se pueda cerrar por completo. También puede usar máquinas de sonido para ayudar a los niños a dormir sin luces.

Recomiendo la máquina de sonido Sound + Sleep disponible en Amazon, ya que utiliza sonidos reales de la naturaleza, lo que resulta en una mejor calidad del sueño.

Conclusión

Las luces nocturnas, como la mayoría de los aparatos eléctricos, son un riesgo de incendio. Los incendios resultan del contacto cercano entre lámparas calientes y ropa de cama, cortinas, cortinas y otros materiales inflamables. Los incendios eléctricos también pueden resultar de unidades defectuosas y sobrecalentadas.

Además del fuego, las luces nocturnas presentan un riesgo de descarga eléctrica, envenenamiento, complicaciones de salud y lesiones en los niños. En consecuencia, es mejor adoptar prácticas de seguridad de luz nocturna para evitar posibles incendios, lesiones y envenenamiento. Además, solo compre productos de marcas reconocidas, ya que es menos probable que sean defectuosos o provoquen incendios.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Si te ha gustado, comparte

Deja un comentario

Si continúas usando este sitio, aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar